Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Martes 09/08/2022
 

Trópico de letras

La Migración

No, las migraciones no se producen por gusto, les diría yo a los que tan ligeramente opinan y se convierten en xenófobos de la noche al día

Publicado: 17/01/2022 ·
11:49
· Actualizado: 17/01/2022 · 11:49
  • Salvamento Marítimo.
Autor

Mari Loli Romero López

Maestra y escritora. Colaboradora en revistas internacionales. Dos libros publicados y cinco pendientes de publicación

Trópico de letras

Este blog trata de opiniones diversas sobre un mundo diverso

VISITAR BLOG

No, no son sólo las golondrinas o las cigüeñas las que migran buscando otros lugares donde pasar el invierno. Al igual que ellas, cuántas personas se ven o se han visto obligadas a salir de su lugar de origen, ya sea por razones políticas, intelectuales, religiosas, económicas, conflictos armados, hambrunas o violaciones de derechos humanos.

Mucha gente piensa que es algo moderno, de esta época, pero no es así. El hombre ha estado en continuo movimiento siempre, configurando el mundo, haya sido por una migración voluntaria o involuntaria. El hombre prehistórico, los griegos, los romanos, los chinos, los judíos, esclavos africanos, vietnamitas o europeos, han sido migrantes a lo largo de toda la historia, en virtud de diferentes motivos.

Hoy en día, el flujo migratorio está alrededor de los 200 millones de personas. En otras fechas, como por ejemplo, el siglo XIX, fueron 60 millones de personas las que emigraron a América del Norte. A causa de la gran Revolución Industrial se provocó el desarrollo del capitalismo y ello llevó a un aumento masivo de los flujos migratorios. Y no digamos durante la Segunda Guerra Mundial, en la que unos cincuenta millones de personas (europeos) fueron exiliados o deportados. Después de ésta, 14 millones de seres se vieron obligados a salir de su país obligados por la modificación de las fronteras. Además, como consecuencia del desarrollo de los medios de comunicación y transporte, la migración de tipo socioeconómico se expandió debido a la desigualdad de las diferentes clases sociales.

No, las migraciones no se producen por gusto, les diría yo a los que tan ligeramente opinan y se convierten en xenófobos de la noche al día. Tampoco es un fenómeno actual y seguirá habiendo en un futuro, sobre todo, cuando la humanidad se enfrente a la migración climática, si no lo está haciendo ya, porque miles y miles de personas se están viendo obligadas a salir de sus casas a causa de inundaciones o sequías, que trae como consecuencia la pérdida de rentabilidad de los cultivos. Éstas son cada vez más prolongadas y las lluvias más perjudiciales y desfavorables. Los desiertos avanzan y el agua de los acuíferos subterráneos va menguando. El agua potable es cada vez menos abundante y el nivel del mar va en aumento, provocando migraciones forzadas.

También se habla hoy en día de la inmigración como algo peyorativo , pero, ¿en realidad lo es? ¿por qué? La experiencia migratoria para los migrantes, en su mayoría y en la actualidad, no es satisfactoria, pues son los primeros en sufrir las crisis económicas de los países a los que acuden. Se convierten en mano de obra barata. Se les acusa de robar el trabajo a los autóctonos, cuando en realidad, estos realizan los trabajos más duros que ellos mismos rechazan, como recoger fresas al sol, trabajar en invernaderos a altas temperaturas, o incluso se les acusa y relaciona con determinados delitos, además de opinar y divulgar que son un riesgo para la nación. Sin contar las agresiones sexuales y secuestros de las que son víctimas las mujeres por las redes de trata de blanca a lo largo del trayecto que realizan. Hay, sin embargo, quien considera la migración como algo positivo, que la ve como una oportunidad de crecimiento, o también como un intercambio cultural. Todo es posible.

En mi opinión, creo que para añadir experiencias migratorias positivas, los países destinatarios deberían de llevar a cabo actuaciones de concienciación encaminadas a hacerles comprender la realidad a la que se enfrentarán. Así tendrían una visión más clara del lugar al que emigrarían y se evitarían muertes. Y referente a la migración climática, está en manos de los gobiernos una acción política adecuada, pues de aquí a unos cuarenta años, este tipo de migración se habrá doblado.  

TE RECOMENDAMOS