Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Miércoles 10/08/2022
 

Trópico de letras

La Navidad

Estamos siendo envueltos, no por un espíritu navideño, sino por un espíritu consumista, influenciado por el bombardeo publicitario al servicio del capitalismo

Publicado: 09/12/2021 ·
18:21
· Actualizado: 09/12/2021 · 18:21
  • Juguetes
Autor

Mari Loli Romero López

Maestra y escritora. Colaboradora en revistas internacionales. Dos libros publicados y cinco pendientes de publicación

Trópico de letras

Este blog trata de opiniones diversas sobre un mundo diverso

VISITAR BLOG

¡Ya llega la Navidad! Hay que desempolvar las figuritas del Belén, hacer un hueco en el salón para colocarlo, buscar un espacio para el árbol, llenarlo de bolitas de colores, campanitas, ángeles, espumillón y luces intermitentes; llegan los villancicos, las zambombas, las comilonas, los regalos, la lotería, el descanso, las vacaciones, los viajes, las calles iluminadas, las bondades que se ponen al orden del día, los polvorones y el turrón en los supermercados, pero, ¿y el espíritu navideño, en qué escaparate está?

Actualmente, yo creo que la Navidad ha perdido todo su significado. Se ha convertido en una forma de folklore religiosa y en una época de dispendio y consumismo. Pero todo es válido mientras haya algo que celebrar. Estamos siendo envueltos, no por un espíritu navideño, sino por un espíritu consumista, influenciado por el bombardeo publicitario al servicio del capitalismo. Nos dejamos llevar por la sutileza publicitaria del mercado, la iluminación manipulativa de los lugares. Así somos arrastrados, tanto creyentes como no creyentes. Navidad enfocada a lo material. Adornamos lo externo, pero nos olvidamos de nuestro interior. ¿Dónde dejamos la meditación personal, el no dejarse llevar por el consumismo? Nos hemos dejado convencer por importaciones externas (sobre todo americanas). ¡Cuánta libertad le hemos dado al Halloween para que entre en nuestras vidas. Y ahora nos dejamos vencer por el regalo de Navidad, o regalo de papá Noel, con lo cual nos vemos obligados al doble regalo, éste añadido al de Reyes, por tanto, tenemos que duplicar las compras.

Volviendo al espíritu navideño, ¿qué significa la Navidad realmente? Navidad significa Natividad, Nacimiento. Pero, ¿conocemos al verdadero protagonista de dicho nacimiento? ¿Sabemos para qué nació, en realidad? Jesús vino al mundo para algo muy concreto: nació para morir, ¡y de qué manera!, ¿Y para qué murió, si era Dios? Para que se reconozca, que a través de la cruz del Calvario se recibe el perdón de los pecados, la llave que abre la puerta para la bendición.

Por lo tanto, seamos consecuentes con los valores que se desprenden de aquel pesebre en el que un niño nació para morir en una cruz y que luchó de adulto por hacer el bien, a desfavorecidos y a favorecidos. Valoremos la paz, la justicia y la solidaridad que manaron de aquel pesebre. No seamos débiles de voluntad y no nos dejemos llevar por la presión social, pues no necesitamos tantos adornos, tantos regalos ni tanto dispendio para recordar que Jesús nació y murió por cada uno de nosotros.

TE RECOMENDAMOS