Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Martes 09/08/2022
 

Reflexiones desde el sofá

Andalucía, Andalucía

Los andaluces no deberíamos permitir que unos comiencen haciendo trampas y otros lo permitan limitándose a denunciarlo como en una verdulería, en la calle...

Publicado: 14/06/2022 ·
10:11
· Actualizado: 14/06/2022 · 10:11
  • La bandera de Andalucía.
Autor

José Diego Amores Revuelta

José Diego Amores Revuelta es licenciado en Historia y Archivero con influencia petermanesca

Reflexiones desde el sofá

Columnas de opinión que sólo pretenden invitar a la reflexión del lector sobre temas de actualidad

VISITAR BLOG

Ya ondea tu nombre como siempre cada cuatro años, los rojos y azules se vuelven verdes y los ceceos abundan en los debates políticos. Líderes que reniegan de sus siglas nacionales y que hablan de que su interés es únicamente trabajar por los andaluces, otros líderes que vienen de la tierra del turrón comienzan su andadura falseando la realidad y a medida que pasen los días no me extrañaría que dijeran que el mejor turrón se hace en Jaén. Y en el otro lado de la corriente, un partido lastrado por el caso de corrupción más importante de la historia de la democracia que intenta hacer borrón y cuenta nueva pero que no termina de ganar la confianza del pueblo que más confió en ellos, y una izquierda desmembrada de lo que pudo haber sido el gran motor de cambio a mejor de este país y que como en tantas otras ocasiones tocar el pelo del poder hizo que estallara en mil pedazos, algunos ahora ya no son de izquierdas sino nacionalistas andaluces.   

Mientras, los andalucistas de siempre se quedan sin voz en la televisión andaluza. Un Canal Sur que relega a su tercer canal el debate sobre Andalucía, con un partido que, como en otras ocasiones, volvió a equivocarse queriendo crecer, pero que cual Ave Fénix se rehízo y vuelve a ser la única voz valiente que se atreve a llevar a los juzgados lo que considera una ilegalidad, como el supuesto falso empadronamiento de Macarena Olona. El juzgado dará o no la razón a Andaluces Levantaos, pero hay una cosa clara, ¿qué confianza nos puede dar al votante unos partidos políticos que denuncian una actitud fuera de la legalidad de una candidata a la presidencia sólo en los medios de comunicación y en la prensa? Sinceramente, el andaluz nace o se hace, no tengo nada contra la señora Olona, únicamente que no comparto el discurso de su partido, como el de otras fuerzas políticas, pero me preocupa bastante más esta corriente de denunciar cosas gratuitamente sin ser conscientes del daño personal que pueden causar.      

Las redes sociales, los comentarios de mesa camilla, los WhatsApp, etc.; se llenan de acusaciones a los políticos de esta tierra poniendo en cuestión su honorabilidad y honestidad, con la máxima de “cuando el río suena agua lleva”. Estoy cansado de acusaciones llenas de ruindad y cinismo, si el político juega de forma deshonrosa con el patrimonio del pueblo debe ir al juzgado sin ningún rubor y denunciar ahí lo que haya que denunciar. Yo he dejado de hacer autos de fe para creer en lo “malo” que han sido unos y los “buenos” que son otros, porque en esta vida he huido siempre de los extremos y desde luego que nunca los malos fueron tan malos, aunque lo son y mucho; ni los buenos se bajaron del altar. 

Ha llegado la hora de los políticos que aspiran a ser presidentes de todos los andaluces y andaluzas, para defender los intereses de esta tierra, algo que pregonan siempre dos semanas antes de las elecciones al Parlamento, pero luego no vuelven a recordar.

Los andaluces no deberíamos permitir que unos comiencen haciendo trampas y otros lo permitan limitándose a denunciarlo como en una verdulería, en la calle. No he escuchado a ningún candidato hablar de la importancia de fortalecer la independencia de la justicia, de dotar de medios materiales y, sobre todo, humanos a los diferentes juzgados de Andalucía para que aceleren sus procesos y  puedan emitir justicia; pero tal vez eso cambiaría demasiadas cosas que algunos no quieren que cambien, por eso seguiremos denunciando y señalando con el dedo, para obtener la sentencia única que se saca de esta forma de juzgar, la del odio y la desunión, mientras permitiremos que sigan jugando con el patrimonio de los andaluces, uno señores que cada cuatro años hablarán durante dos semanas de Andalucía

TE RECOMENDAMOS