Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Martes 09/08/2022
 

Matrícula de deshonor

Andalucía, de buen corazón

Muchos nos desesperamos ante ese conformismo absurdo, pero nos orgullecemos cuando observamos ese compromiso social tan natural que emana en esta tierra

Publicado: 22/03/2022 ·
12:01
· Actualizado: 22/03/2022 · 12:01
  • Llegada de refugiados ucranianos a un municipio andaluz.
Autor

Federico Pérez

Federico Pérez vuelca su vida en luchar contra la drogadicción en la asociación Arrabales, editar libros a través de Pábilo y mil cosas

Matrícula de deshonor

Un cajón de sastre en el que hay cabida para todo, reflexiones sobre la sociedad, sobre los problemas de Huelva, sobre el carnaval...

VISITAR BLOG

La gente de Andalucía es buena por naturaleza, quizás nos falte la rabia e indignación para defender lo nuestro, pero en cuestión de buen corazón, como se dice por estos lares, no nos gana nadie. Cierto es que no todo aquel que ha nacido en esta zona del sur de España es así, pero no podemos confundir una parte por el todo, y en general, los andaluces y andaluzas se desviven ante las necesidades y, por muy poco que tengan, son capaces de compartirlo, y si me apuras, multiplicarlo.  

Así lo hemos podido vivir durante la pandemia, mostrando constantemente esa generosidad que nos caracteriza y que va impregnada en nuestros genes. En estas semanas lo estamos viviendo durante la invasión de Rusia a Ucrania, donde cientos de andaluces se han desplazado a las diferentes fronteras ucranianas para llevar alimentos, material sanitario, ropa o indumentaria militar, recogiendo en la vuelta a cientos de refugiados que ya conviven en esta tierra, y todo con el único propósito de contribuir ante la barbarie que se está viviendo.

Las iglesias católicas ucranianas están desbordadas ante la inmensa solidaridad que están recibiendo, superando con creces las perspectivas, como así me comentó el propio pastor ucraniano Dmytro Savchuk. Pero a los andaluces estas acciones no nos sorprenden, dado que el andaluz no asume con naturalidad la desdicha ajena y es capaz de reconducirla en acciones antes de mirar hacia otro lado.

 Más allá de los tópicos ofensivos, esta tierra es la gran desconocida y es observada desde diferentes prismas sin profundizar en la verdadera esencia que la engendra. Cierto es que muchos nos desesperamos ante ese conformismo absurdo, pero nos orgullecemos cuando observamos ese compromiso social tan natural que se emana en esta tierra. Andalucía siempre cumple, siempre está presente y el pueblo andaluz lo sigue demostrando. En estos tiempos tan desconcertantes, siempre es un enorme orgullo sentirse andaluz.

TE RECOMENDAMOS