Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Lunes 08/08/2022
 

La Tribuna de Nertis

El juego del trilero

Jaime Bautista, economista de Nertis, nos habla de las medidas aporbadas para afrontar las consecuencias de la guerra en Ucrania

Publicado: 06/04/2022 ·
10:47
· Actualizado: 06/04/2022 · 10:47
  • Los integrantes del despacho de abogados Nertis.
Autor

Nertis

La sociedad, la política o la justicia desde el punto de vista de los miembros del despacho Nertis Legal

La Tribuna de Nertis

Los distintos profesionales del despacho Nertis Legal analizan en cada artículo la realidad social

VISITAR BLOG

A no ser que uno haya metido la cabeza en un hoyo o viva en una cueva, no es ajeno a lo que ocurre a su alrededor. Si bien en Sevilla existe debate sobre la “ley seca” en la Madrugá o con los caseteros de la feria y la dificultad que están encontrando para contratar personal para esta próxima Feria, hoy vamos a hablar sobre el Real Decreto Ley 6/2022, de rimbombante nombre y rabiosa actualidad.


El Gobierno ha tenido a bien nombrar este Decreto “por el que se adoptan medidas urgentes en el marco del Plan Nacional de respuesta a las consecuencias económicas y sociales de la guerra en Ucrania”. Dos cosas sobre este nombre. La primera, está claro que la Guerra en Ucrania ha influido negativamente en el mundo, es terrible lo que está ocurriendo allí, y aquí estamos sufriendo consecuencias derivadas del conflicto, principalmente el incremento del precio de la energía. La segunda, las medidas urgentes.


Estas medidas urgentes han sido tomadas con tal celeridad que hay sectores que, prácticamente sin tiempo para prepararse, se han encontrado con medidas de gran calado e importancia. Hablo fundamentalmente del sector de los gasolineros. Tal y como estaban de disparatados los precios de los carburantesy como estaba incidiendo en el transporte de mercancías por carretera y en nuestros bolsillos, decía el pasado miércoles -día que se publicó en el BOE el Decreto- Nacho Rabadán, director general de la Confederación Española de Empresarios de Estaciones de Servicio (CEEES) que se habían puesto a disposición del Gobierno hace dos semanas para afrontar este problema y bajar el precio de los carburantes, sin recibir respuesta del mismo. Lo siguiente que se encontraron es con la ya celebérrima bonificación de 20cents/litro.


Sin pretender ahondar en esta medida, cada litro que se repostase a partir del viernes 1 de abril, los gasolineros deberán bonificar 20 céntimos, pudiendo solicitar un anticipo a cuenta que va en relación con las cantidades de litros vendidas el año pasado -con unos límites máximos y mínimos-, para posteriormente pedir la devolución de las cantidades bonificadas al gobierno, si bien las correspondientes al mes de abril de 2022, pueden no ser devueltas hasta el 15 de junio. Junto a todo esto, se les otorgó un plazo de 15 días para adaptar todos sus sistemas informáticos a estas medidas. Con esto se encontraron en las narices, literalmente.


¿Qué consecuencias traen estas medidas? Para los consumidores y los profesionales del transporte es obvio, reducen el coste en los carburantes, trasladando el problema sin solucionarlo. Por el otro lado, a los profesionales del sector de los hidrocarburos les hace un “roto” considerable. De un plumazo les arrebata toda la liquidez, produciéndose en la práctica un estrangulamiento total de su situación financiera, haciendo insostenible la actividad. La CEEES estimó que, de media, las empresas del sector -que recordemos que fundamentalmente son pequeñas empresas- tendrán que adelantar cerca de 33.000 euros al mes. Una locura.


¿Y esto a la larga que puede producir? Es simple, si estrangulas al sector, solo los más fuertes sobrevivirán. Tiene gracia eh, el Gobierno que no dejaría a nadie atrás.

TE RECOMENDAMOS