Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Jueves 18/08/2022
 

La escritura perpetua

Venenosas

Es difícil explicar ‘Atra Bilis’ porque es difícil explicar lo inexplicable. En la obra resuena, sí, el esperpento de Valle Inclán y el pulso de García Lorca

Publicado: 15/06/2022 ·
11:46
· Actualizado: 15/06/2022 · 11:46
  • Atra Bilis.
Autor

Luis Eduardo Siles

Luis Eduardo Siles es periodista y escritor. Exdirector de informativos de Cadena Ser en Huelva y Odiel Información. Autor de 4 libros.

La escritura perpetua

Es un homenaje a la pasión por escribir. A través de temas culturales, cada artículo trata de formular una lectura de la vida y la política

VISITAR BLOG

Alberto Velasco, dramaturgo, director de teatro y bailarín, tiene un universo teatral propio. Se comprobó en ‘Escenas de caza’ (2017), por ejemplo, y vuelve a verse ahora en ‘Atra Bilis’, drama al que la autora, Laila Ripoll, disfraza de comedia, o comedia a la que viste de drama, y la dirección de Alberto Velasco lo recubre todo de una crueldad llena de poesía. Alberto Velasco hunde en el espectador un cuchillo forjado con mazapán, dulce puñalada, pues, mientras en el escenario retumba una inquietante tormenta como de confetis negros invisibles. ‘Atra Bilis’, que se ha representado en el Teatro Infanta Isabel de Madrid y ahora está de gira por España, es teatro políticamente incorrecto, una pieza sobre cuatro arpías que también son víctimas de ese sombrío mundo externo en el que sopla peligrosamente el viento en esta noche en la que velan al difunto, y la larga madrugada se llena de una terrible magia procedente de la más monstruosa España rural.

Es difícil explicar ‘Atra Bilis’ porque es difícil explicar lo inexplicable. En la obra resuena, sí, el esperpento de Valle Inclán, el pulso de García Lorca en ‘La casa de Bernarda Alba’, y existen también algunos rasgos del fabuloso Teatro Furioso que escribió el olvidado Francisco Nieva y quedó, en su mayoría, inédito. Federico advirtió poéticamente del peligro de la hermana “seca” de las Alba, que finalmente provoca el asesinato que desencadenará la tragedia y destruye la vida de Adela. Y Laila Ripoll muestra en ‘Atra Bilis’ a dos mujeres “secas”, las hermanas Nazaria y Daría, que cada una ha buscado despiadadamente con el mayor empeño romper la vida de la otra durante 50 años. “Por esperar marido caballero me llegan las tetas al meadero”, exclamará Daría. Para más tarde escupir sobre su hermana: “La seca eres tú ¡Yerma! ¡Medio mujer! ¡Seca!”

La obra parece al principio una exhibición de totalitarismo -“-Tú estás para lo que yo te mande”-, pero todo se complica, se hace mucho más siniestro, desde la pobre Aurorita que reprocha a Daría “-Tú ahorcaste a mi gato porque yo lo quería, ¡mala!”, hasta asuntos mucho más graves escondidos en el pasado familiar: el crimen. Bajo las alfombras de esta familia hay mucha suciedad. Se trata, en definitiva, de unos seres humanos terribles, inyectados en odio y veneno, pero que quedarán de una manera risueña colgados en la memoria del espectador, porque son personajes de una obra distinta, envolvente, excelente, buen teatro, con una estética conectada con la tradición española, unas brujas, sí, malas y maravillosas.

TE RECOMENDAMOS