Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Jueves 19/05/2022  

El jardín de Bomarzo

Parte y reparte

Termina el año, el champan o cava está a punto para el descorche

Publicado: 17/12/2021 ·
14:39
· Actualizado: 17/12/2021 · 14:39
Publicidad AiPublicidad Ai Publicidad Ai
  • El jardín de Bomarzo.
Autor

Bomarzo

Bomarzo y sus míticos monstruos de la famosa ruta italiana de Viterbo en versión andaluza

El jardín de Bomarzo

Todos están invitados a visitar el jardín de Bomarzo. Ningún lugar mejor para saber lo que se cuece en la política andaluza

VISITAR BLOG

Termina el año, el champan o cava está a punto para el descorche. Dependiendo de gusto y presupuesto y de inclinaciones geográficas, qué duda cabe que donde esté la finura del espumoso francés no queda lugar para otras cosas. Le pasa como con los vinos de Jerez, sencillamente habitan en una dimensión astral distinta, incomparable.

Pero acaba el año, ya digo, y con él se cierra una crónica política muy intensa, no más o menos que otros años porque en los últimos tiempos nos hemos habituado a que la noticia de orden político ocupe un lugar principal de nuestras vidas cuando, bien pensando, no debiera ser así, al contrario, como servicio público los políticos y sus cosas debieran estar en un segundo o tercer plano, dedicarse en cuerpo y alma sobre todo a la cuestión del bienestar de los ciudadanos y dejar sus cosas, sus rencillas, sus pugnas por el poder en la sombra. Sería tan sano para ellos como grato para un elector que cada día más mira con desinterés esta bronca en la que se ha convertido la política nacional, regional, provincial y, también, local.

Mientras Pablo Casado no sabe qué hacer con su cuerpo desde que datos internos le señalan muy por debajo en interés electoral del que proyecta Isabel Díaz Ayuso, que se deja querer por las cámaras y por la tentación de dar el salto a la política nacional, Pedro Sánchez no sabe cómo frenar la debacle energética nacional y con ella el hecho de que su marca personal cotice por debajo de lo que lo hace su partido; le pasa lo que no hace mucho a Susana Díaz, resta y solo le salva la debilidad de lo que tiene enfrente.

En política autonómica, el PP ha sabido copiar el modelo del PSOE andaluz de antaño elevando a los altares de la bondad a un Juanma Moreno que no entra en nada que distorsione su imagen y que está a un salto de la mayoría absoluta en Andalucía; de celebrarse hoy elecciones es probable que no necesitase pactar con nadie al obtener una mayoría suficiente. Vox crece y habrá que ver hasta qué punto lo hace cuando se confirme la candidatura de una Macarena Olona que aterrizaría en Andalucía para, sobre todo, llamar al voto de derecha más radical y evitar que el PP sea autosuficiente. Mal lo tiene Juan Marín y su herido partido, Ciudadanos, que celebró primarias esta semana para escenificar la ruptura interna promovida por Fran Hervías a través de un Fran Carrillo enfrentado a conciencia con Marín, que últimamente pone un circo y le crecen los enanos. A pares. Intenta convencer a su socio Bendodo de las bondades de una coalición, pero Elías, que practica con habilidad el arte de tocar la flauta y hacer bailar a la serpiente, no entra en el juego porque sabe, entre otras cosas, que casi la mitad de electorado del PP no está de acuerdo en una suma innecesaria para el gaviota team.

Más delicada es la situación de Juan Espadas al frente del PSOE-A porque ni termina de hacerse con la riendas ni, de momento, eleva su bajo nivel de conocimiento en la comunidad y, por tanto, no mejora los datos que ofrecía una Susana Díaz divertida entre tertulias, que hace caja entre eso y el Senado. Perdió la Junta porque cambió el modelo de liderazgo andaluz, ese plano que mantuvieron Chaves y Griñán y que ahora copia Moreno Bonilla, de un presidente que no molesta. Espadas quiere replicar eso, pero primero deberá hacerse con el control del partido y que no le ninguneen como hacen, por ejemplo, en Cádiz.

Los socialistas gaditanos celebran su congreso este sábado y llegan a él con aires de conflicto, fruto de que el secretario general entrante, Juan Carlos Ruiz Boix, no sabe cómo contentar a todos y no morir en el intento. De entrada trasladó en privado su idea de no cumplir el acuerdo al que llegó en Torremolinos con Espadas en el sentido de además de darle dos vicesecretarías a Isabel Gómez, alcaldesa de Ubrique, y a Javier Ruiz Arana, alcalde Rota, integrar con el 46 por ciento de la ejecutiva saliente al sector de Irene García. Además, firmó con López Gil la integración del sector susanista en ese casi treinta por ciento que controlan y Gil y San Fernando quieren otra vicesecretaría, al menos; si cumple lo acordado e integra ambos sectores en la proporción negociada sería un secretario general saliente con pies de barro al controlar directamente a poco más del treinta por ciento de la ejecutiva, siempre que Jerez o el pizarrismo no se le vuelvan también en contra y eso puede ser muy pernicioso para la salud.

Por todo ello uno de sus asesores principales, el senador gaditano Alfonso Moscoso, le aconsejaba colgado al teléfono la noche del pasado martes mientras las luces de neón madrileñas alumbraban sus ideas en los aledaños de la Puerta del Sol que, al final, "Juan Carlos no te va a quedar más remedio que cabrear a alguien". Lo malo es que está cabreando a demasiados y aún no ha empezado el mandato. Debería saber que los acuerdos están para cumplirse, una máxima que repite Mamen Sánchez. Pero esto es como encajar un puzzle forzando el encaje de las piezas, terminan por saltar y aunque la imagen parezca completa, con perspectiva luce distorsionada. Ahora es momento de ponerle nombres al reparto y todos quieren cosas, normal porque cuando se conquista un castillo los vencedores tienden a querer repartirse el botín.

A Espadas le ha sentado mal la reunión del lunes de Ruiz Boix con Santos Cerdán y Gómez De Celis, quizás eso ahonde el hecho de que últimamente el alcalde sevillano ande más cerca de una Adriana Lastra que se dejó ver por las zambombas de Jerez de la mano de Fran González y Mamen Sánchez -tras el cónclave de este sábado, prevista comida en Puerto Real y zambombeo por Jerez después si todo termina bien...-. Aún es pronto para ir hablando de las listas al congreso, al senado, al parlamento, quienes serán los cabezas de cartel y en el caso de que la saliente como secretaria general Irene García vaya, como algunos apuntan, al parlamento, quien la sustituirá al frente de la diputación, para lo que se postulan el entorno de Jerez capitaneado por Mamen Sánchez, presidenta del partido convenientemente filtrado por vía oficial, y el alcalde de Alcalá, Javier Pizarro, hijo de Luis, que tiene claro que eso es lo que quiere para su prole. Las preferencias oficiales de Sevilla y Madrid en este sentido apuntan más hacia Ruiz Arana, al que Boix no quiere cerca porque sabe que es el protegido de Juan Espadas.

Si Irene García va a congreso o senado acabaría la legislatura al frente de Diputación, acuerdo que cerró con Santos, aunque lo que quisiera es permanecer al frente de la Diputación, lo cual no parece factible a tenor de cómo están las cosas. Ruiz Boix quiere ser diputado nacional e irse a Madrid y eso lo tiene pactado, aunque no hace ascos a suceder a García en Diputación aunque para ello deba romper el acuerdo interno de no optar a ese cargo. Pero puestos a romper acuerdos, parece que se termina por cogerle gusto.

Grande es el enfado del entorno al susanismo, a quien ofrece la secretaría de organización para Ana Carrea y poco más y la arcense ya intuye que el suyo va ser un cargo más decorativo que otra cosa. Como molesta está la alcaldesa de San Fernando, Patricia Cavada, que se ve fuera de toda cuestión orgánica de interés. Están Jiménez Barrios y Juan Cornejo conspirando por lo suyo -¿comité director?-, porque quieren jubilarse en cargo orgánico, más todos los demás con aspiraciones y tanto las listas al congreso, senado, parlamento como la presidencia de la diputación las decide Madrid, sobre todo, y Sevilla. Por cierto, ¿quién querrá Espadas llevar al parlamento? Si fuera Irene García, ¿quién la acompañará y cómo se cruzarán intereses personales, afinidades políticas con paridad en un momento donde el PSOE no saca más de tres? ¿Y al senado, Moscoso o García y quien en cabeza cuando solo saldrá, posiblemente, uno? Es lo que tiene repartir, quien parte y reparte... Pues en eso están.

TE RECOMENDAMOS