Quantcast
El tiempo en: San Fernando
Miércoles 06/07/2022  

El cementerio de los ingleses

01/05/2022

Es la madre y la mujer en quien recae la responsabilidad de los cuidados familiares

Publicado: 30/04/2022 ·
12:47
· Actualizado: 30/04/2022 · 14:24
Autor

John Sullivan

John Sullivan es escritor, nacido en San Fernando. Debuta en 2021 con su primer libro, ‘Nombres de Mujer’

El cementerio de los ingleses

El autor mira a la realidad de frente para comprenderla y proponer un debate moderado

VISITAR BLOG

Mañana es uno de mayo y, al caer en domingo, coinciden dos fechas señaladas. Por una parte, es el Día del Trabajo, donde se rinde homenaje a los trabajadores y trabajadoras. Por otro, es el Día de la Madre. Si el 8 de marzo es el Día de la Mujer, partiendo del Día de la Mujer Trabajadora, este domingo será el día dedicado a la más trabajadora de las mujeres: la madre. Esa que “siempre tiene caldo en la nevera”, como dice la canción; esa a la que nunca se le acaba el amor por sus vástagos; esa que, voy a hilar con las reivindicaciones del Día del Trabajo, trabaja dentro y fuera de casa teniendo la conciliación como aspiración y encontrando zancadillas en ocasiones. Como ya saben ustedes, nos queda mucho para que el sistema garantice que el trabajo y la subsistencia dejen de obstaculizar el cuidado de las familias.

Es la madre y la mujer en quien recae la responsabilidad de los cuidados familiares. Se va avanzando en este aspecto, aunque a paso mixto entre el de hormiga y el de tortuga. Pasitos pequeños y lentos, donde los varones “colaboramos” en las tareas que a las mujeres se les asignan per se. Se va consiguiendo, aunque a pocos y despacio, que la “ayuda” se convierta en un reparto equitativo de tareas y responsabilidades. Sin embargo, aún hay quien tilda la integración masculina en las tareas domésticas y familiares como cosa de calzonazos y planchabragas; no hace tanto, cuando se preguntaba por la profesión de la mujer, para referirse a las amas de casa se utilizaba el rancio y machista “de profesión, sus labores”. Ay, mamá.

Es la madre y la mujer quien, aún, sufre la controvertida brecha salarial (y, por ende, de las pensiones) mientras todavía el ser madre o pretender serlo en el futuro puede ser un óbice para encontrar o mantener su trabajo. La que, incluso, puede verse teniendo que soportar por necesidad a jefes y compañeros babosos que la someten a acoso sexual y laboral. No todos, evidentemente, que ya veo a algunos hablar de “criminalizar al hombre” y sandeces parecidas. Pero la realidad nos dice que hay muchas mujeres aún teniendo que aguantar lo inaguantable por un sueldo con el que, a duras penas, dar techo y comida a sus hijos. O las que, cara al público, tienen que soportar a algún cliente impertinente y su prepotente menosprecio. Quedan por andar muchos pasos, exigir avances a gritos y quién sabe si sacar “un pecho fuera al puro estilo Delacroix”.

En definitiva, hoy venía a contarles que mañana este juntaletras estará en la Feria del Libro de Málaga y que he tenido que aplazar la celebración al lunes. Quería hacer un homenaje a las madres trabajadoras. Sin embargo, la realidad se impone y no puedo evitar mencionar esas zancadillas cotidianas que muchas madres encuentran en su día a día, en el mundo laboral (que también es mañana el Día del Trabajo) y a nivel social mientras no se avance en igualdad. Y es que, a todos los que somos hijos de madres trabajadoras (es decir, hijos de nuestras madres, todas) nos debe doler lo que han tenido que pasar a lo largo de su vida. Madre no hay más que una. Lo sabes bien, mamá, mamá, mamá.

 

TE RECOMENDAMOS